5 CONSEJOS PARA ALMACENAR EN LA COCINA

COMPARTIR

La conservación de los alimentos es básica para cualquier hogar ya que de su estado dependen nuestros desayunos, comidas y cenas. Gran parte de estos se conservan en la nevera, pero muchos otros, que no necesitan frío podemos ubicarlos en otros lugares. Pese a no necesitar unas condiciones concretas, almacenarlos en de manera correcta y en ocasiones en lugares más secos nos ayudará a una mejor conservación y sobretodo a un mayor orden, que al fin y al cabo es el objetivo principal de cualquier despensa.

 

En muchos de nuestros proyectos de diseño de interiores hemos tenido el placer de diseñar y llevar a cabo diferentes tipos de despensas. Todas ellas, correctamente aisladas para mantener frescos los alimentos y versátiles en cuanto a los alimentos almacenables.

Pero sin embargo, en muchos otros no se dispone de un espacio exclusivo para almacenar en la cocina. Es por eso que vamos a ver que posibilidades tenemos para lograr el mencionado orden sin tener que sacrificar ningún espacio, al contrario, aprovechando al máximo estos.

1. Crear cajones a medida

Cuando tenemos muy claro el producto que tenemos que almacenar en la cocina, una muy buena opción pasa por crear cajones a medida, teniendo en cuenta el volumen y las medidas de lo almacenado. Por ejemplo, si en tu casa se consume mucho café igual no es una mala opción pensar en un cajón a medida para tus cápsulas. Y como con el café con cualquier producto.

2. Aprovechar trasero de puertas

No estamos descubriendo el oro ni innovando en exceso, pero un recordatorio a tiempo nunca está de más. Situar un armario contenedor de almacenaje detrás del giro de una puerta, puede ser una buena opción para liberar el resto de la cocina y a su vez, ocultar en la medida de lo posible un elemento que no deseamos que sea decorativo ni que tenga una gran presencia.

almacenaje en la cocina 1
como almacenar en la cocina

3. Cestas

Las cestas, a parte de estéticas son muy útiles. Bien sean de gran tamaño o menos, eso ya dependerá del espacio. Estas pueden situarse en diferentes lugares o rincones de la cocina. Una de las opciones más limpias es situar cestas a medida en los espacios de los armarios abiertos, ejerciendo así en cierta manera de cajón y asegurando el orden.

4. Almacenaje abierto

Si no te quieres complicar la vida y tienes gusto o ciertas trazas e dirección de arte esta es tu opción. Ubica todo lo que necesites en los muebles y estanterías de manera abierta. El único inconveniente de esta opción es la limpieza extra que estos requieren y el puntilloso orden que se debe aplicar para que tu cocina no parezca un supermercado antes de cerrar.

5. Almacena lo necesario

Y por último, el consejo básico… ¡No almacenes tanto! Sabemos que es cómodo y en muchas ocasiones necesario, sin embargo, tratar de cambiar nuestros hábitos de consumo y compra sería una de las mejores opciones para el buen almacenaje. Tan solo se trata de dedicar un poco más de tiempo a lo que uno necesita y no tanto a como guardo todo. Comprar menos y más a menudo, favoreciendo así también a que siempre tendremos alimentos frescos, dentro de su periodo de caducidad y generaremos menos residuos.

almacenando-en-cocina
almacen-abierto-cocina
almacenaje-bodega
COMPARTIR