Diseño de despensas o cómo organizar correctamente

COMPARTIR
Diseño de despensas en casa | Molins Design interioristas

Cuando disponemos de espacio suficiente, disponer de una despensa o lugar de almacenaje nos facilita mucho el día a día. Por ello, no está de más saber qué diseño de despensas se adapta mejor a nuestro caso.

La palabra despensa viene del latín dispensa, forma neutra y participio del participio dispensus (distribuido, aprovisionado con orden). Si a este término, le añadimos el diseño, el cual viene de la palabra de orígen latín disegno, derivado de signum (señal o símbolo), ya tenemos un buen punto de partida.

El aprovisionamiento corre a cargo vuestro, pero el diseño y su distribución es una de nuestras especialidades como interioristas. En muchos de nuestros últimos proyectos hemos ubicado despensas para cocinas. Ese lugar dónde se guarda la comida y dónde todo queda a buen recaudo, por ello es importante su temperatura.

¿Cómo hacer un buen diseño de despensas?

En primer término, el aislamiento para mantener frescos los alimentos almacenados es un factor clave e imprescindible.

Pese a la particularidad de cada una, en términos generales se suelen dotar de estanterías, barras, colgadores, botelleros, cestas… ¡Entre otros accesorios! Dependiendo del espacio con el que contemos, podremos tener también zonas habilitadas para la manipulación de alimentos.

Cuando contamos con unos metros de más cercanos a la cocina, y podemos construir una despensa, pasa a ser un espacio más que una simple habitación de almacenamiento. Es, además, un espacio personal y singular, ya que en función de los gustos de cada uno y del tipo de bebidas o alimentos almacenados, deberá tener una estructura u otra. Por lo que seguro que no hay despensa igual a otra.

Si contamos con el espacio para ello, la despensa debería ser casi obligatoria. La manera correcta de conservar alimentos y, a su vez, un válvula de oxígeno para la cocina.

Los materiales

La madera y el acero inoxidable son dos buenos materiales para la construcción de éstas. Tanto para su estética, más natural, como para el mantenimiento de los productos.

No obstante, hay otros materiales que podemos usar en cocinas y despensas. Estos otros materiales conservan los alimentos en buen estado durante más tiempo. A parte del ya comentado hierro forjado, el acero inoxidable y la madera, hay otros materiales como el vidrio, la cerámica y la silicona. Todos ellos también nos ayudaran a crear diseño de despensas increíbles.

Otro aspecto importante, más allá de los materiales, es la iluminación.

La luz

Adicionalmente a la luz general de la habitación, en algunos casos hemos situado unas pequeñas barras de led en el interior de armarios y botelleros. Esto se hace para eliminar las sombras y tener todo visualmente al alcance.

Al tratarse de estancias donde no pasamos mucho tiempo, excepto en aquellas que se alejan del concepto de almacenaje y pasan a ser un espacio habitable (para catas de vino, pequeñas reuniones o incluso de atelier para aquellos que se dediquen les guste invertir horas cocinando), la iluminación debería estar muy bien definida por capas.

Una primera capa de luz general debería bastarnos para poder observar toda la sala. Mientras que a otros niveles inferiores, sería correcto ir situando puntos de luz puntuales para aquellas zonas y rincones que, por el motivo que sea, quedan en sombra o poco iluminadas.

Es por este motivo que debemos saber qué función deseamos que tenga dicha estancia, para dedicar más esfuerzo o menos en la situación de las luces y sus características.

COMPARTIR