El diseño de interiores y las despensas

COMPARTIR

La palabra despensa viene del latín dispensa, forma neutra y participio del participio dispensus (distribuido, aprovisionado con orden)

El aprovisionamiento corre a cargo vuestro, pero el diseño y su distribución es una de nuestras especialidades. En muchos de nuestros últimos proyectos de diseño de interiores hemos tenido el placer de diseñar y llevar a cabo diferentes tipos de despensas. Todas ellas, correctamente aisladas para mantener frescos los alimentos y versátiles en cuanto a los alimentos almacenables.

Cuando contamos con unos metros de más cercanos a la cocina, y podemos construir una despensa, pasa a ser un espacio más que una simple habitación de almacenamiento. Es además un espacio personal y singular, ya que en función de los gustos de cada uno y del tipo de bebidas o alimentos almacenados, deberá tener una estructura u otra. Por lo que seguro que no hay despensa igual a otra.

Pese a la particularidad de cada una, en términos generales se suelen dotar de estanterías, barras, colgadores, botelleros, cestas… entre otros accesorios. Dependiendo del espacio con el que contemos, podremos tener también zonas habilitadas para la manipulación de alimentos.

La madera y el acero inoxidable son dos buenos materiales para la construcción de estas. Tanto para su estética, más natural, como para el mantenimiento de los productos. Otro aspecto importante, más allá de los materiales, es la iluminación.

Adicionalmente a la luz general de la habitación, en algunos casos hemos situado unas pequeñas barras de led en el interior de armarios y botelleros, para eliminar las sombras y tener todo visualmente al alcance.

Si contamos con el espacio para ello, la despensa debería ser casi obligatoria. La manera correcta de conservar alimentos y a su vez, un válvula de oxígeno para la cocina.

COMPARTIR