Making off de nuestra mesa de diseño Carlo

COMPARTIR

Carlo es una mesa de diseño redonda, esencial, simétrica, fácilmente construible y multiplicable, sin más ostentaciones que las del propio diseño, concebido para ser una herramienta útil para el ser humano.

La inspiración para una mesa de diseño

En Molins Design, como estudio de arquitectura y de diseño, nos vemos casi obligados a proponer e innovar. En cierta manera debido a nuestro compromiso con el diseño y, por otro lado, por nuestra voluntad de ubicar las piezas perfectas que encajen con nuestros proyectos de interiorismo y decoración.

Si bien cualquier diseño tiene un punto de partida a otro, nuestra mesa de diseño Carlo se inspira del legado del diseño de los años 60, una de las épocas doradas del diseño industrial. El uso industrializado de maderas y diferentes tipos de plástico permitieron multiplicar las posibilidades de diseño, generando resultados hasta la fecha imposible.

Las estructuras colgantes y ligeras de la mesa Carlo pareciera que la hacen capaz de desprenderse del suelo y echar a volar. Pequeños detalles ejecutivos curvilíneos nos evocan al mundo de la aviación y la automoción.

Primeros pasos en el diseño de producto

Entendemos el diseño de producto como un proceso artístico y milimétrico. Con esto queremos decir que, cuando hablamos de los pasos en un diseño de producto, lo estamos enfocando desde un proceso no industrial, ya que es así como diseñamos y ejecutamos los prototipos en nuestro estudio. Vamos a entrar en materia entonces:

Tras tener claro y afianzado el concepto y diseño, pasamos a la fase de creación digital en términos y medidas reales. Tras un proceso de creación de la pieza en control numérico al detalle llegó el momento de crear un primer prototipo.

Gracias a una máquina de moldeado de cinco ejes pudimos crear esta mesa en dos grandes piezas diferenciadas; el sobre y las patas. Dos piezas independientes, pero que dependen cada una de la otra para un resultado óptimo y estético.

Una vez creadas estas dos grandes piezas se montó el sobre, soportado por sus peculiares patas. En una primera prueba comprobamos cómo el peso del sobre comportaba una inestabilidad general y un cimbreo no deseado. Son estos detalles y las mejoras durante el proceso los que hacen que un diseño sea más rico y sofisticado.

La solución

Una vez analizamos los motivos del cimbreo y la falta de estabilidad tuvimos que buscar una solución concreta. Teníamos dos opciones muy claras que debíamos escoger.

Por un lado, una solución era reducir el grosor del sobre de la mesa, por lo que también implicaba perder robustez. Una segunda solución era aumentar el grosor de las patas y mantener el mismo grosor del sobre.

Valorando ambas opciones se decidió finalmente aumentar el grosor de las patas, una solución que respetaba más la idea original del diseño y solucionaba por completo los problemas de estabilidad.

COMPARTIR