Vivienda Guils

Si tuviéramos que elegir un valle privilegiado del pirineo catalán, sin lugar a dudas, por horas de sol, accesibilidad, diversidad de oferta de ocio y gastronomía, ese lugar sería la Cerdaña.

Este ancho valle de formación glacial, dividido por la mitad entre Francia y España, fue paso natural de entrada a la península ya desde tiempos del imperio Romano, con lo que conserva este espíritu de espacio de transición y desde hace ya casi tres siglos también de puesto fronterizo.
En la encrucijada entre el valle principal y el proveniente de Porté y Puigmorens, en la parte española del Rio Carol, se encuentra este pequeño municipio que hasta bien entrados los años 70 no vio transformado su urbanismo, más allá de un par de granjas.

Previamente a la masificación constructiva de dudosa calidad y estilo, que vino dada por la apertura del famoso túnel del Cadí, en numerosos casos se llevaron a cabo algunas auto promociones de singular factura y que mejoran en mucho todo aquel desbarajuste especulativo que vino a posteriori.
El proyecto de Vivienda Guils, podríamos considerar que posee en su esencia, ciertos toques de arquitectura brutalista, sobre todo en su voluntad de dejar a la vista los elementos estructurales de hormigón en las fachadas. Muy propios de la época, son estos juegos de medios espacios, que generan estos grandes volúmenes a tres alturas, y que permiten interesantes espacios de transición a través de la escalera, interrumpidos por grandes cerramientos acristalados, que de manera intencionada cortan en dos las fachadas norte y sur.
Leer más
La propuesta a nivel de interiorismo ha sido poco intervencionista, tratando de preservar al máximo el carácter y la esencia del proyecto originales, y la única intervención que se ha hecho a nivel de distribución ha sido la de unificar los espacios de cocina y de comedor, con el objetivo de dinamizar y hacer mas participativa toda la planta baja, ganando de este modo un gran espacio de actuación.

A nivel decorativo, hemos buscado una propuesta de diseño, que funcione con el característico estilo de la casa y de la época en la que fue creada, es por eso que apostamos por los tonos burdeos, en ciertos elementos de gran peso visual, las lanas en las alfombras, pieles naturales para las butacas de la pareja Eams, incluso estampados con motivos indígenas propios de las cabañas de montaña de América del norte.

Destacar la selección de los porcelánicos, de las distintas piezas del conjunto, donde viajando al contexto histórico constructivo de los 70, se ha apostado por el terrazo como material de pavimento y revestimiento, y la selección de cuadros escoceses y patas de gallo, en los estampados impresos en los alicatados de los baños.

La propuesta de estilo a nivel de conjunto, se sitúa en las licencias estéticas que te permite una segunda residencia, en el contexto de un entorno natural de montaña, y buscando un enfoque rústico, pero chic al mismo tiempo, redondeando un proyecto de alto confort visual.

COMPARTIR

El interiorismo

A nivel decorativo, hemos buscado una propuesta de diseño, que funcione con el característico estilo de la casa y de la época en la que fue creada, es por eso que apostamos por los tonos burdeos, en ciertos elementos de gran peso visual, las lanas en las alfombras, pieles naturales para las butacas de la pareja Eams, incluso estampados con motivos indígenas propios de las cabañas de montaña de América del norte.

El interiorismo

La propuesta a nivel de interiorismo ha sido poco intervencionista, tratando de preservar al máximo el carácter y la esencia del proyecto originales, y la única intervención que se ha hecho a nivel de distribución ha sido la de unificar los espacios de cocina y de comedor, con el objetivo de dinamizar y hacer mas participativa toda la planta baja, ganando de este modo un gran espacio de actuación.

COMPARTIR
PROYECTO SIGUIENTE